julio 28, 2018

Sí, ya lo entiendo, que lo que quieres es humillarme y lo consigues. No sé, cada día tengo más la impresión de que esto tampoco es para siempre. Se te nota que lo que dices que es por mí, es porque quieres algo de vuelta, porque tú no me cedes ni medio palmo.

Anuncios

julio 15, 2018

De acuerdo, lo has conseguido, me he borrado la cuenta de Twitter. Según tú me servía para hacerme la víctima, pero no es así. La cree como este blog, para desahogarme. Tú tienes amigos y puedes quedar a tomar una cerveza o contarles tus penas, pero yo no puedo y algo tengo que hacer. Al igual que con el blog, no tenía a ningún conocido agregado, pero tú sabías que estaba ahí. Y yo que jamás pensé que escribiría aquí de nuevo… y ya ves. Me siento tan sola en este lugar que ya no sé y lo peor es que no tengo donde ir.


julio 5, 2018

Te echo tanto de menos que no sé cómo escribirte, que no sé cómo hablarte. Hoy desapareces cuando despierto, como todas las mañanas. Me levanto con sensación de haberte perdido, pero de haber estado entre tus brazos una noche más. Hoy recuerdo haberte abrazado con alegría, pues hacía mucho desde la última vez que pudimos encontrarnos, pero te fuiste, como ocurre siempre, sólo que esta vez fui a buscarte. Podría haber sido bienvenida, pero tampoco hoy lo fui, soy solamente un recuerdo, algo que guardas en un cajón, pero necesitas a ratos y a la vez siempre. Hay días en los que no me gusta tu recuerdo, pero te sueño.


junio 14, 2018

Hoy te he recordado, desde aquel verano, desde tu carta… y cuando te recuerdo se me hace un nudo en la garganta porque hay cosas que no quiero olvidar y tampoco dejar de vivirlas. Me gusta ser espontánea y sentirme libre, pero a veces todo parece estancado.

A veces me gustaría decidir y que nadie me observase, a veces me gustaría hacer y que nadie me atara, a veces me gustaría recoger a mi perra con el coche y no pensar en donde vamos a pasar el tiempo libre que tenemos. No me gusta estar demasiado tiempo en el mismo sitio, no quiero sentirme de aquí, ni de allí, quiero conocer gente y no conocer a nadie, que no me vean, caminar sin ser juzgada, aprender y aplicar lo que me ha enseñado la vida, aconsejar y que no me echen de menos.

El tiempo pasa y hay cosas que incluso necesitándolas, no pueden ser, ¿pero hay que escoger en la vida entre lo que quieres y lo que te ata? ¿no se pueden reconciliar las dos formas de hacer las cosas? ¿por qué cada cierto tiempo mi cabeza se revela?

Volar, volar, yo siempre escribo sobre aves, no eres el primero que lo dice. Necesito sentirme libre.


noviembre 1, 2017

Si la vida te aparta hacia un lado, aquí estoy yo para abrazarte. Si el ego de los demás te impide hablar de tus problemas, aquí estoy yo para escucharte. Si no tienes a nadie a quién llamar, aquí estoy yo para atenderte. Si quieres desahogarte con alguien, aquí está mi hombro para apoyarte…

Lo que no puedo curar en ti es la soledad, porque yo soy ese sentimiento vacío que te inunda cada vez que necesitas a alguien y te ves sola. Hay personas que no pueden curar mi oscuridad, imposible de mantener la seguridad que a veces te inoculan las palabras de aliento que temporalmente alguien te susurra al oído.


octubre 13, 2017

Si es que no se puede estar triste a tu lado, siempre vienes a darme abracitos peludos y besitos babosos. Ya casi llevamos un año juntas, te quiero muchísimo, pequeña.


septiembre 12, 2017

A ver cuándo inventan algo para el dolor de corazón, de ése que no se cura, ya sabes tú a lo que me refiero, al que todos sufrimos al menos un par de veces en la vida.

Parece que el entretenimiento de la gente sea buscar nuevas formas de tocar los cojones y mira que es sencillo estar bien, será que en la vida no hay cosas bonitas en las que centrarse, como para que no te dejen vivir tranquila.

A ver si esta semana empezamos con el deporte de nuevo. He tenido que dejarlo unos meses para darle tiempo a mi hija de cuatro patas a crecer, pero ya está enorme y yo lo echo de menos. Tengo intención de ponerme tops para salir, que tengo uno para estrenar.